FAQs. Sobre mi proyecto de AV


AULA VIRTUAL 

Docentes. Mi proyecto de aula virtual

 



1- Sobre la organización de la propuesta y la arquitectura del entorno

No. El uso de la plataforma se debe elegir en función de la/las finalidad/es educativas que cumplirá el aula virtual (espacio de comunicación, para ofrecer contenidos de toda la asignatura, para realizar trabajos prácticos, para comunicación con los estudiantes, como espacio central de trabajo, etc.). Es recomendable no dejar espacios sin ocupar o cuyo sentido no esté operativo al momento de su incorporación. (Ej: incorporar un foro y luego ir viendo para qué lo usaremos, habilitar 5 pestañas y ocupar sólo dos de ellas con contenidos e información).

Share Button

En cierto modo. Abrir un espacio en la plataforma es una gestión técnica relativamente rápida. No obstante, el aula virtual, como parte de toda clase, debe ser un espacio planificado, anticipado y organizado previamente a su desarrollo. Su organización ha de incluirse en el cronograma de las clases presenciales, pero a diferencia de ellas, dado su carácter asincrónico, su desarrollo debe anticiparse por escrito (o en el lenguaje de comunicación que se opte) en el espacio virtual. Los elementos seleccionados para subir al entorno (links, documentos, recursos, etc.) deben estar especificados y organizados previamente de acuerdo a su finalidad, aunque dadas las facilidades técnicas (edición por bloque, por recurso, etc.) pueden actualizarse fácilmente en cualquier momento que el docente o el equipo lo desee.

Share Button

Sí. Si bien el aula virtual ha de ser un recurso planificado, el carácter flexible de la tecnología posibilita que sea continuamente actualizada y completada dadas su facilidades de edición por módulo, y la posibilidad visualización diferencial según perfiles de usuarios (usuarios administradores, docentes, estudiantes, etc.). Esto posibilita al profesor mostrar una estructura completa o ir habilitando tramos (bloques, pestañas, etc.) o recursos y actividades según el proceso. Por tanto, es recomendable que el docente o equipo de cátedra vaya anticipando contenidos y consignas, utilizando dichas facilidades de edición.

Share Button

En cierto modo. Moodle presenta una estructura por defecto conforme a sus funcionalidades. En general, la plataforma ofrece un espacio central destinado al contenido principal de la propuesta (que puede estar organizado por temas, semanas, pestañas, formato social, entre varios) y espacios laterales que permiten agrupar información y servicios de apoyo para el aprendizaje. No obstante este armazón tecnológico común, la concepción del aula y su arquitectura general pueden responder a patrones diversos (sentido de uso del aula por el docente, distribución de la información, cantidad de contenidos) que a veces se sostienen por decisiones implícitas, pero que es necesario explicitar para actuar sobre ellas eficientemente.

Share Button

En cierto modo. La plataforma como espacio técnico tiene una organización intuitiva y funcionalidades comunes. Al navegarla los estudiantes encontrarán una serie de bloques temáticos numerados con información, links y otros recursos identificados con iconos que permiten el acceso a cada una de sus funciones. No obstante, el entorno sólo adquirirá sentido didáctico en relación con la asignatura conforme esté clara la finalidad de cada uno de los elementos dispuestos en la plataforma por el profesor: el programa, los materiales de lectura, las actividades didácticas y los espacios de interacción. Para ello hace falta incorporar orientaciones explícitas que anclen el sentido de los espacios, canales de comunicación y recursos incorporados por la cátedra. De este modo el estudiante se familiarizará prontamente con la propuesta, evitando malentendidos, reiteradas consultas y problemas de  información.

Share Button

Más allá de las posibilidades técnicas y de organización digital, multimedial, etc. las decisiones sobre el formato o estructura del aula virtual tienen que ver con el sentido didáctico que el docente priorice en el uso del entorno. La forma de organizar el aula virtual debe comunicarnos su uso. Se recomienda al profesor en su planificación anticipar una idea de la estructura del aula, nombrar secciones para identificar qué encontrarán los estudiantes allí: información general (programa, cronograma, equipo docente, etc.), bibliografía por unidad, trabajos prácticos, recursos de lectura, actividades, entre otros recursos de organización didáctico-comunicacionales. En los aspectos técnicos existen formatos que ayudan a jerarquizar la información (pestañas, scorm, temas) y recursos de edición que favorecen la lectura hipertextual (libro, lecciones), entre otros.

Share Button

La plataforma moodle ofrece una gran variedad de recursos para organizar contenidos. Su uso dependerá de la propuesta de trabajo que el docente realice con respecto al entorno y de los objetivos (informativos, didácticos, expositivos,etc.) de su presentación. En este sentido para su organización podrá optar por recursos que:

  • Presentan documentos y los recursos vinculados a los aspectos organizativos de la propuesta organizativa (como programas, mapas, calendarios, etc.) brindando información relevante que favorezca la planificación y el cumplimiento de los objetivos por parte del alumno.
  • Propician el acceso a contenidos académicos y didácticos (clases, presentaciones, guías, etc.)
  • Facilitan el acceso, organización y articulación con materiales digitales o multimedia (videos, audio, textos, webs, etc.)

Consultar módulo recursos de moodle.

Share Button



2- Respecto al tipo de actividades a desarrollar 

Técnicamente el aula virtual permite realizar  y organizar gran variedad de actividades. El planteamiento de actividades de enseñanza y aprendizaje que se organizarán a través del aula virtual debe ser acorde a los objetivos pedagógicos y didácticos de la cátedra, así como a los contenidos disciplinares, características de los estudiantes y demás cuestiones que conciernen a la propuesta de enseñanza. La plataforma ofrece diversidad de alternativas y es posible incorporar otros de la web al diseño del entorno.

Share Button

La elección de los recursos de contenidos y de actividades que el profesor podrá incluir en su propuesta de aula,  deberá valorar las herramientas en función de las potencialidades que la tecnología pueda aportar a procesos educativos específicos (elaboración conceptual, discusión, simulaciones, visualización de procesos, trabajo en taller, etc.). Y no viceversa.
Algunas alternativas a valorar:
-para resolución y entrega de consignas y tareas (de escritura y lectura o resolución de ejercicios, por ejemplo tareas, documentos, textos en línea).
-para la colaboración y construcción del conocimiento como las wikis, foros, glosarios, etc.
-Para realizar evaluaciones o autoevaluaciones con retroalimentaciones automáticas y específicas tales como el Formulario, cuestionario o el hot potatoes.
-para realizar diferentes tipos de registro para el seguimiento y evaluación de los alumnos, como diarios, historiales de participación o reportes estadísticos que informan sobre la resolución de determinadas actividades.
-para facilitar  y aprovechar datos, información y conocimientos disponibles en Internet, como bases de datos, bibliotecas digitales, etc.

Consultar los recursos para plantear actividades con Moodle.

Share Button

No necesariamente. La decisión sobre el nivel de interactividad con el entorno virtual depende de la decisión de la cátedra y debe ser clara desde el inicio de clases. La misma puede ir desde un espacio de lectura (bibliografía, información complementaria), análisis (visualización de recursos audivisuales, sonoros, visuales, etc.) a problematizar en las clases presenciales; a un lugar de entrega (subir un práctico, entregar un documentos), debate (participación en foros) o resolución de actividades o evaluaciones (cuestionarios, subida de producciones de los alumnos). Además el aula virtual puede ser un espacio para orientar y plantear consignas de actividades y trabajos prácticos, guiar búsquedas en la web, indicar lecturas y visualización de recursos, sin que ello implique la entrega de la actividad a través de Internet. La entrega bien puede hacerse en la clase o por otro medio que el docente indique claramente en su consigna.

Share Button



3- 
Acerca de la interacción  y comunicación en relación con el aula virtual

No. Incorporar un aula virtual no implica incorporar la modalidad “a distancia” en el cursado. El aula virtual cual recurso didáctico, ocupará un lugar análogo o complementario a otros tales como un libro, un apunte, un CD o un material multimedia, e incluso paralelo al clásico pizarrón. Aunque es conveniente valorar que nuestro rol docente se transforma, y este entorno se convierte en un espacio más que requiere de cierta presencia o acompañamiento del equipo de cátedra, en lo que a la comunicación se refiere. Claro está que esto dependerá de los objetivos con los cuales incorporemos el aula virtual. Si el aula virtual es un espacio para consultas específicas, y hay un foro nombrado para ello, se espera una participación afín del profesor allí. O bien puede ser un espacio de “novedades” (sólo información) o acceso a recursos, o bien de entrega de actividades. Su claridad para los será directamente proporcional a la manera en que la organicemos.

Share Button

La incorporación de un aula virtual en las clases presenciales implica una modificación de la dinámica de las mismas. El aula virtual se convierte en un espacio más para el trabajo o la comunicación docente-alumnos. La claridad con que el docente enuncie el sentido de la comunicación con los estudiantes a través del aula virtual será fundamental para la organización del cursado. El equipo de cátedra deberá explicitar el tipo de información, comunicación y actividades que se llevarán a cabo a través el aula presencial, y  las que se realizarán n el aula virtual. Es recomendable realizar cronogramas integrados (actividades presenciales, y actividades por el aula virtual) así como incorporar orientaciones sobre el uso del aula virtual en las explicaciones sobre la forma de cursado y metodología de la cátedra. Tanto la plataforma como una gran variedad de recursos interactivos o en redes (google docs, paneles interactivos, etc.), facilitan herramientas que ayudan a organizar, sistematizar la información administrativa (entregas de trabajos, listados de asistencia, cronogramas, etc.).

Share Button

Las aulas virtuales permiten organizar y dar sentido a diferentes espacios y recursos de comunicación (distintos tipos de foros, chat, etc.) de acuerdo a las  características, necesidades e intereses de los alumnos, generando una diversificación de itinerarios de trabajo que facilita la tecnología. Adelantar el sentido con el que se incorporarán estos recursos a la materia (Ej. Consultas administrativas en la clase presencial, consultas técnicas al correo de soporte, consultas por temas específicos en los foros de cada unidad en el aula virtual, etc.) redundará en una mejor interacción entre profesores y alumnos y entre los estudiantes. Una buena manera de coordinar la comunicación de lo que sucede en el aula virtual (e incluso en el aula presencial) es utilizar el foro novedades. Por su carácter técnico es unidireccional, es decir que allí solo publican los docentes informaciones sobre el cursado, el manejo de los tiempos, recordatorios etc. cuyas notificaciones llegan los correos electrónicos de los alumnos matriculados en el aula virtual, en forma automática.

Share Button

No, eso depende de cómo los docentes administren el entorno. Es recomendable aclarar el tipo de consultas que se responderán por el entorno, por qué medios y canales (foros, mensajería interna, correo electrónico, clase presencial, etc.)  podrán comunicarse para diferentes fines (dudas personales, consultas generales, consultas administrativas, consultas por temas, problemas técnicos, etc.). En el caso de los canales de comunicación y consultas, se recomienda se plateen en forma específica los criterios para organizar la comunicación en ese espacio. Al plantear un foro por ejemplo, evitar los espacios muy abiertos como “consultas” y preferir espacios diversificados y orientados a cuestiones puntuales: foro de novedades, foro de la unidad 1, foro de la comisión 1, etc..

Share Button

Las características de acceso técnico y la gestión administrativa del aula virtual se deben pensar y comunicar claramente a los alumnos (quién accederá, cuándo y desde dónde se puede acceder, cómo matricularse) al inicio de las clases, junto con el resto de pautas de cursado de la cátedra. Asimismo, es recomendable elaborar un instructivo para el acceso remoto (Es posible descargar algunos de aquí). Además, si la infraestructura lo permite, es interesante realizar un recorrido guiado con los estudiantes reconociendo y explicando el sentido didáctico de la herramienta “in situ”. De este modo, el aula virtual como recurso  o espacio didáctico (plantea contenidos, espacios de intercambio o entrega de actividades, etc.) forma parte de las decisiones metodológicas y requisitos de cursado obligatorios de la cátedra, más allá se ser un mero canal informativo o de comunicación.

Share Button



4- Respecto al papel del profesor y al acompañamiento docente 

La docencia mediante aulas virtuales exige tener en cuenta de un modo central aspectos relativos a la planificación de la programación de la actividad en un aula virtual, así como la previsión de su desarrollo con antelación. Los intercambios comunicativos virtuales que se habiliten por el aula virtual tienen que ser frecuentes, ágiles y diversificados, siempre conforme a consignas claras y explícitas. Estos pueden responder a una actividad de enseñanza y aprendizaje o de evaluación, sean estas virtuales o presenciales. Por ello, el equipo de cátedra debe planificar su actividad en el aula virtual, dividir tareas y formar comisiones de estudiantes para realizar el seguimiento docente en el caso de que decida plantear actividades didácticas a través del aula virtual.

Share Button

Es posible plantear responsabilidades específicas en relación con las tareas técnicas de diseño, carga de materiales, distribución de respuestas a consultas específicas, etc. Sin embargo, la planificación y las decisiones acerca del sentido de uso del aula virtual deben ser planteadas junto con las cuestiones troncales de la cátedra con todo el equipo docente. La implicación y el apoyo del equipo completo de cátedra en las tareas virtuales es imprescindible en el inicio del uso de un aula virtual, sin importar la cantidad o el peso que estas tengan con respecto a las tareas presenciales. Debe ser una propuesta integrada, coordinada y organizada en conjunto.

Share Button

En cierto modo. La facilidad de la comunicación, y corrección, que brinda la mediación tecnológica permite tanto a alumnos como a docentes organizar los tiempos con autonomía. No obstante, es necesario establecer normas y criterios claros y conjuntos entre el plantel docente y el alumnado, a fin de responder con coherencia en las instancias de seguimiento y evaluación de la actividad realizada virtualmente por el alumno. Y para la coordinación de estas tareas con el resto de las cuestiones prácticas y teóricas de la cátedra.

Share Button


FAQs

Share Button